viernes, 4 de abril de 2008

Testimonio: Regalo de Dios


En esta ocasión quiero compartir un testimonio personal, el cual desde el día de ayer he estado tratando de hilvanar las ideas correctas para expresar realmente lo que siento y no dejar fuera ningún detalle importante. Desde que conocí a Cristo he recibido muchos regalos de su parte, los cuales han abarcado desde bienes materiales, seguridad familiar, salud física y mental, y el conocer y mantener buenas amistades, hasta sentir realmente su presencia en mi vida.
Pero realmente quiero compartir un regalo muy especial que recibí del Señor hace apenas menos de una década. Es "algo" que el Señor tuvo muchos años preparando antes de entregármelo, tan especial que le tomó su tiempo para moldearlo de forma tal, que fuese perfecto tanto para El como para mí. Quiero confesar que en ocasiones no he valorado ese regalo como lo que representa, por venir precisamente de Dios, por ser El quien me lo entregó.
A veces me olvido que fue entregado a mí para cuidarlo, amarlo, respetarlo y ayudarlo a seguir el plan trazado por Dios para su fin. Quiero agradecer a Dios por esa distinción hacia mi persona, por haber pensado en mí, por estar ahí siempre y por darme uno de los regalos que yo más amo y seguiré amando en el mundo. Lo maravilloso de las cosas de Dios es que elige el momento exacto para hacer sus cosas, porque llegó en uno de los momentos de mi vida en que más lo necesitaba; en un momento en que más lejos tenía a Dios en mi cabeza. Este regalo a que me refiero, a pesar de haberlo expresado como "algo", realmente es "alguien" y fue entregado a mí el mismo día en que Dios quizo que viniera al mundo, sólo que 22 años después. El día 10 de noviembre del año 2000 Dios puso en mis manos la vida y el futuro de uno de los tesoros más grandes de mi vida, mi esposa Ana Tabar.
Ana, quiero agradecer a Dios porque a pesar de que a lo largo de tu vida has pasado por momentos difíciles, fue precisamente preparándote para ser lo que hoy eres: una excelente esposa, una madre entregada, una hija ejemplo y sobre todo, una mujer de Dios. El Señor ha realizado maravillas en nuestras vidas desde que nos unió en Sacramento ese día en la Parroquia Santísima Trinidad. Aunque en ocasiones nos quejemos por algunas cosas, no entendamos otras, pensamos que no se puede; lo más importante es que tenemos la confianza en Dios y nos hemos dado cuenta que con El delante el camino se hace más fácil.
Ana, te amo mucho y seguiré cumpliendo mi promesa hecha en el altar ese día, de respetarte, de aceptarte, estar contigo en las buenas y en las malas, hasta que la muerte nos separe.
Dios te bendiga siempre.

5 comentarios:

Onna dijo...

Hermoso testimonio de gratitud!
Sigan caminando junto a Jesús, crezcan en su fe y aprendan cada día uno del otro.

Que su unión sea eterna,

Cariños,

Anónimo dijo...

Mi hermano, Elvis, que precioso tu testimonio, me emocioné mucho al leerlo porque tengo muchos años conociéndote y he visto como la mano de Dios ha obrado en tu vida. Realmente puedo confirmar como la llegada de Ana te ha cambiado. En ti se nota que la familia es primero. Deseo que la gracia de Dios esté sobre sus vidas y sigan siendo luz para otras parejas.
Con cariño. Odalis Thomas - BPD

krlo5 dijo...

Mr. Elvis esta muy bonito, profundo y sincero tu testimonio.En el se puede apreciar la fe y gratitud que le manifiestas al Señor y lo mucho que amas a tia. Sigue asi que ahora es que viene lo mejor.
saludos

Pedro Genaro dijo...

Elvis, el valor de tu testimonio es del tamaño de la bendición puesta en tus manos, pero solo se aprecia cuando se le entrega a una persona como tú. Que Dios me los bendiga mucho, saben que los quiero un bojote. A sigún los amigos, el cariño...saludos al maco y que se cuide de la pedrá.

Anónimo dijo...

CUÑADO, ME PARECE MARAVILLOSO QUE AMES TANTO ASI A MI HERMANA, ESPERO QUE ESA DICHA LE DURE TODA LA VIDA Y PARTE DE LA OTRA.

FELICIDADES A LOS DOS.


ATTE.


TIA CHOLITO DIVINA BAMBINA, HERMOSA, PRECIOSA, ENCANTADORA.


DIOS!!! NO TENGO PALABRAS PARA MI, AA NO VERDAD PARA USTEDES.

 

Got My Cursor @ 123Cursors.com